La ratificación de firmas es un acta por medio del cual un notario hace constar que las personas que comparecieron con él, acudieron a reconocer y ratificar las rúbricas que estamparon en cierto documento, donde manifiestan que son de su puño y letra.

El requisito necesario para la ratificación de la firma es la presentación del documento original.

Esto son algunos casos donde es muy importante la ratificación de firmas:

En la venta de un automóvil es importante ratificar, pues no se tiene forma de acreditar que un individuo ha vendido su carro. Si el comprador sufre un accidente o participa en cualquier actividad ilegal con el vehículo, se puede hacer responsable al vendedor.

La ratificación también es necesaria en contratos de arrendamiento, renuncias de trabajadores, contratos de fianza, o cualquier otro convenio que sea importante.

En caso de extravío del documento ratificado, el notario conserva una copia exacta del documento y puede expedir las copias que se requieran y éstas tendrán la misma validez legal y jurídica.

Artículo creado con información de hogare.mx.